Los esfuerzos en la prevención de la obesidad y otras enfermedades crónicas no transmisibles deben concentrarse principalmente en la infancia, dado que en esa etapa se desarrollan y consolidan las preferencias alimentarias. En la infancia uno de los determinantes del consumo de alimentos de alto valor calórico y de elevado contenido de grasas saturadas, sodio y azúcares refinados es el marketing de alimentos orientado a los niños. La evidencia demuestra que la publicidad televisiva influye en las preferencias alimentarias, las solicitudes de compra y las pautas de consumo de los niños [1 , 2 , 3 , 4 ]. Los niños son especialmente vulnerables a la influencia de la publicidad de alimentos y bebidas, ya que no tienen la capacidad para comprender las intenciones persuasivas del marketing. Por esos motivos la Organización Mundial para la Salud (OMS) [5], la Organización Panamericana para la Salud (OPS) [6] y otras organizaciones [7] han realizado recomendaciones para la reducción de la exposición de los niños a la publicidad de alimentos poco saludables. En mayo del 2010, los Estados Miembros de la OMS aprobaron el Conjunto de Recomendaciones sobre la Promoción de Alimentos y Bebidas no Alcohólicas dirigida a los Niños, cuya finalidad “es orientar los esfuerzos de los Estados Miembros para idear nuevas políticas o reforzar las existentes con respecto a los mensajes publicitarios de alimentos dirigidos a los niños”[6]. En nuestro país si bien se reconoce que “toda publicidad deberá tener especial cuidado de la credulidad de los niños y la falta de experiencia de las personas jóvenes” [8], no existe ninguna regulación a la publicidad de alimentos orientada a los niños argentinos.

El televisor está presente en casi todos los hogares de nuestro país, sin demasiadas diferencias entre niveles socioeconómicos (97,2% de los hogares urbanos de nuestro país posee al menos un televisor, con variaciones entre 92,3% en el primer quintil de ingresos y 99,3% en el último quintil) [9]. La publicidad televisiva es la forma más utilizada de promoción de alimentos dirigida a los niños, si bien en los últimos años han surgido otros medios como sitios web y redes sociales; inclusión de imágenes en el envase de los alimentos, anuncios desplegados en los puntos de venta, etc.

En 2004, la OMS pidió a los gobiernos tomar acciones para reducir los mensajes de marketing de alimentos poco saludables [10]. Actualmente 16 países de Europa (Alemania, Austria, Bélgica, Dinamarca, España, Finlandia, Francia, Grecia, Irlanda, Italia, Luxemburgo, Noruega, Países Bajos, Portugal, Reino Unido y Suecia), dos de América del Norte (Canadá y Estados Unidos) y dos de Oceanía (Australia y Nueva Zelanda), cuentan con marcos regulatorios sobre publicidad televisiva de alimentos relacionados con los niños. Se incluyen normas de autorregulación por parte de la industria y/o restricciones que van desde límites parciales a la cantidad, horarios y tipo de los anuncios emitidos, hasta la prohibición total de la publicidad como en el caso de Suecia. En América Latina Brasil, Chile y Ecuador han tomado algunas iniciativas [11].

Si bien existen numerosos estudios en otros países, hay poca información con respecto a la publicidad de alimentos orientada a niños de nuestro país. CESNI ha participado en 2014 de un estudio multicéntrico [12] financiado por una beca Carrillo Oñativia, junto con el Instituto Nacional de Investigaciones Nutricionales, la Universidad de Belgrano y la Universidad UCEL de Rosario. El objetivo de esta investigación fue contar con una descripción de la situación actual de la promoción de alimentos orientados a niños en Argentina. Hemos presentado parcialmente los resultados de este estudio en mayo de este año en Salta en el XII Congreso Argentino de Graduados en Nutrición [13], y a continuación resumimos la metodología y los principales resultados:

Para conocer la frecuencia y duración y calidad nutricional de los alimentos y bebidas publicitados se grabaron 402,3 horas de programación infantil en canales de aire y cable, en los cuales se observaron 3711 avisos publicitarios. El estudio se realizó en dos períodos, entre los meses de agosto y noviembre de 2013 y entre enero y abril de 2014, durante un día de semana y un fin de semana, desde las 6am hasta las 10pm en los canales de cable, y en los horarios correspondientes a programación infantil para los canales de aire.

 

Bibliografía

[1] Hastings G et al. Review of the research on the effects of food promotion to children. Glasgow, University of Strathclyde, Centre for Social Marketing; 2003.

[2] Hastings G et al. The extent, nature and effects of food promotion to children: a review of the evidence. Ginebra, Organización Mundial de la Salud, 2006.

[3] McGinnis JM, Gootman JA, Kraak VI, eds. Food marketing to children and youth: threat or opportunity? Washington DC, Institute of Medicine, National Academies Press, 2006;

[4] Cairns G, Angus K, Hastings G. The extent, nature and effects of food promotion to children: a review of the evidence to December 2008. Ginebra, Organización Mundial de la Salud, 2009.

[5] Organización Mundial de la Salud, 2010 Conjunto de recomendaciones sobre la promoción de alimentos y bebidas no alcohólicas dirigida a los niños. Disponible en http://whqlibdoc.who.int/publications/2010/9789243500218_spa.pdf?ua=1, consultado el 22-8-14

[6] Recomendaciones de la Consulta de Expertos de la Organización Panamericana de la Salud sobre la promoción y publicidad de alimentos y bebidas no alcohólicas dirigida a los niños en la Región de las Américas Washington, D.C. OPS, 2011 Disponible en http://www.paho.org/hq/index.php?option=com_docman&task=doc_view&gid=18285 , consultado el 22-8-14

[7] Institute of Medicine, Committee on Food Marketing and the Diets of Children and Youth Food Marketing to Children and Yout, National Academic Press, Washington, 2006

[8] Código de ética y autorregulación publicitaria, Consejo de Autorregulación Publicitaria-CONARP, 2012

[9] Encuesta Nacional sobre Acceso y Uso de Tecnologías de la Información y la Comunicación (ENTIC), Tercer trimestre de 2011. INDEC, disponible en www.indec.mecon.ar/uploads/informesdeprensa/entic_06_13.pdf

[10] WHO. Global Strategy on Diet, Physical Activity and Health. The Acronym DPAS stands for “Diet and Physical Activity Strategy” Geneva, Switzerland; World Health Organization; 2004.

[11] Gonzalez Hidalgo C, Atalah Samur E. Regulación de la publicidad televisiva de alimentos para prevenir la obesidad infantil. ALAN vol.61 no.3 Caracas set. 2011.

[12] Impacto del marketing de alimentos y bebidas dirigido a niños en argentina. Gómez, Paula; Gotthelf Susana Judith, Rovirosa Alicia, Zapata María Elisa, Ferrante Daniel, 2014

[13] Publicidad de alimentos y bebidas en canales infantiles de argentina: frecuencia y duración y calidad nutricional de los alimentos y bebidas publicitados. Rovirosa A, Gómez P, Gotthelf S, Zapata ME, Ferrante D. Actas del XII Congreso Argentino de Graduados en Nutrición, Salta, mayo de 2015

[14] Agencia de Normas Alimentarias, 2006.El modelo de perfil nutricional. Londres: Disponible en: https://www.gov.uk/government/uploads/system/uploads/attachment_data/file/216094/dh_123492.pdf

[15] Front of pack traffic light sign spot labeling Technical Guidance; Food Standards Agency; UK, 2007