La Sociedad Europea de Gastroenterología, Hepatología y Nutrición Pediátrica (ESPGHAN) ha lanzado una nueva publicación actualizando sus recomendaciones con respecto al momento de la introducción de gluten en los niños. El gluten es un conjunto de proteínas que se encuentra en cereales como el trigo, avena, cebada y centeno, con los que se elaboran pan, dulces, pastas y además se utiliza la harina de trigo como aditivo, por eso el gluten puede estar presente en una gran cantidad de productos alimenticios elaborados. La Enfermedad Celíaca es un trastorno particular, donde el consumo de gluten produce una reacción autoinmune en las personas que son susceptibles genéticamente, dañando su intestino delgado y afectando al aparato digestivo, pudiendo interferir entonces en la absorción de nutrientes importantes para mantener un buen estado de salud.

Durante los últimos años se ha investigado en pos de identificar las estrategias de prevención para reducir la cantidad de personas que desarrollan esta enfermedad. Entre ellas se reconoce el efecto protector en el niño de la lactancia materna y el momento apropiado para incorporar alimentos que contengan gluten en su dieta. Desde hace tiempo, las recomendaciones se basan en evitar la introducción tanto temprana del gluten (antes de los 4 meses) como tardía (luego de los 7 meses) y hacerlo mientras el niño es aún amamantado. Las nuevas evidencias obligaron a la ESPGHAN a revisar estas sugerencias. Las nuevas recomendaciones aplican a todos los niños lactantes, y si bien la Sociedad Europea no duda de los beneficios para la salud de la lactancia materna, ni la presencia ni la ausencia de lactancia materna cuando se introduce el gluten a la dieta ha mostrado reducir el riesgo de Enfermedad Celíaca. Según ESPGHAN, no existen diferencias en el riesgo de desarrollar enfermedad celíaca al introducir el gluten entre los 4 y 12 meses de edad. Para los bebes que tienen alto riesgo de desarrollar enfermedad celíaca, si bien la introducción de alimentos con gluten entre los 4 y 6 meses se asoció con la aparición más precoz de síntomas o marcadores bioquímicos de la enfermedad, cuando se realizó el seguimiento a más largo plazo, los expuestos tardíamente al gluten también desarrollaron la enfermedad en una proporción similar.

ACCEDER AL ESTUDIO

¿Qué sucede en nuestro país?

En los últimos años el conocimiento de la Enfermedad Celiaca se ha difundido ampliamente en nuestro territorio. Actualmente se calcula que 1 de cada 79 niños es celíaco1.

La recomendación de la Sociedad Argentina de Pediatría2 establece la incorporación de alimentos con gluten a partir del 6º mes, mientras que las Guías Alimentarias para la Población Infantil3 publicadas en el 2009, recomiendan su incorporación hacia finales de 6º mes, pero en caso de que existan antecedentes familiares de enfermedad celíaca se recomienda postergar su introducción hacia los nueve meses o más. En nuestro país (ENNYS 2005) la incorporación de pan o galletitas sucede en el 6º mes mientras que fideos, sémola, avena y otros cereales con gluten se incorporan a la dieta al 7º mes. La información epidemiológica disponible muestra que en la Ciudad de Buenos Aires (EAN-CABA 2011) los niños incorporan alimentos como trigo o harina de trigo (galletitas, pan,[/fusion_text][five_sixth last=»yes» spacing=»yes» background_color=»» background_image=»» background_repeat=»no-repeat» background_position=»left top» border_size=»0px» border_color=»» border_style=»» padding=»» class=»» id=»»]

1-Mora, M. (2012). Prevalencia de enfermedad celíaca:estudio multicéntrico en población pediátrica de cinco distritos urbanos de la Argentina. Arch Argent Pediat, 110(6), pp.490-496.

2-Sociedad Argentina de Pediatría (2001). Guía de alimentación para niños sanos de 0 a 2 años.

3-Ministerio de Salud y Ambiente de la Nación (2009). Guías Alimentarias para la población infantil. Consideraciones para los equipos de salud.