DONAR LECHE ES DONAR VIDA

La leche materna es un alimento irremplazable para el sano crecimiento y desarrollo de los niños. La lactancia a su vez, disminuye riesgos para la salud de los niños y sus madres. El acceso a la leche materna, por su protección inmunológica, su calidad nutritiva y su excelente tolerancia, es especialmente importante para los neonatos vulnerables, tales como los nacidos prematuros, con bajo peso, deficiencias inmunológicas u otras patologías de riesgo. Estos bebes, en caso de no poder ser amantados por sus madres, tienen la oportunidad, mientras estén internados, de recibir las ventajas de la leche procesada y segura de un banco de leche, proveniente de madres donantes.

¿Qué es un Banco de Leche humana?

Un Banco de Leche Humana es un centro especializado, dentro de un Centro de Lactancia Materna, responsable del procesamiento, control de calidad de la leche humana donada, pasteurización y distribución bajo normas de seguridad bacteriológica y alta calidad. También llevan adelante investigaciones, así como actividades de desarrollo tecnológico, información y educación. Las madres donantes en algunos casos son mujeres que tienen a sus bebés internados, o bien madres externas con quienes se coordina la recolección de los frascos con leche por el domicilio.

¿Cómo funcionan en nuestro País?

•Ligados a un centro de atención médica neonatal.
•Sin fines de lucro.
•La leche humana pasteurizada se distribuye en centros neonatales bajo prescripción médica.
•Forman parte de una Red Nacional de Bancos de Leche y de la Red ibero-americana

¿Quiénes pueden ser donantes de leche?

Mamás sanas que estén amamantando a su bebé y tengan un excedente de leche que estén dispuestas a donar.
Debido al riesgo de transmisión de enfermedades vía leche materna, se requiere análisis de sangre con serología negativa.
Además, se restringe el cigarrillo y el alcohol, ni deben consumir drogas ni medicamentos contraindicados para la lactancia.