El informe de la Organización Mundial de la Salud (OMS) del año 2014 aporta información detallada sobre la situación de las enfermedades no transmisibles (ENT) a nivel mundial. La Argentina no escapa a esta realidad ya que las ENT constituyen las primeras causas de muerte.

Las consecuencias humanas, sociales y económicas de las ENT se sienten en todos los países, no obstante son particularmente devastadoras en poblaciones pobres y vulnerables, según el informe.

Se urge a los gobiernos a que tomen medidas preventivas para alcanzar las metas mundiales de reducir la carga de ENT y prevenir los 16 millones de defunciones prematuras (en personas menores de 70 años) por cardiopatías y neumopatías, accidentes cerebrovasculares, cáncer y diabetes.

Reducir la carga mundial de las ENT es una prioridad y una condición necesaria para el desarrollo sostenible de las naciones. Siendo la primer causa de muerte a nivel mundial, las ENT fueron responsables de 38 millones (68%) de los 56 millones de muertes en el mundo en 2012. Casi tres cuartas partes de todas de las muertes atribuidas a las ENT  (28 millones), y la mayoría de las muertes prematuras (82%), se producen en países de bajos y medio-bajos ingresos.

A fines de acelerar los esfuerzos nacionales para hacer frente a las enfermedades no transmisibles, en 2013 la Asamblea Mundial de la Salud adoptó un marco de vigilancia mundial con 25 indicadores y nueve metas mundiales de aplicación voluntaria para los países para el 2025 (Figura 1). Asimismo, la Asamblea respaldó el Plan de Acción Mundial para la prevención y el control de las enfermedades no transmisibles 2013-2020 elaborada por la OMS destinado a reducir el número de defunciones prematuras por esasenfermedades en un 25% para 2025. El informe aporta datos para el seguimiento de la aplicación del Plan de Acción y se enmarca en torno a las nueve metas mundiales de aplicación voluntaria. Además,  proporciona datos de las últimas estimaciones disponibles sobre la mortalidad de ENT (2012) y factores de riesgo (2010 y 2014).

Por último, concluye que todos los ministerios de salud de los países necesitan establecer objetivos nacionales e implementar políticas e intervenciones para alcanzarlos. Remarca que no hay un solo camino para alcanzar los objetivos y las estrategias no pueden aplicarse de la misma manera en todos los países.

Dentro de las intervenciones recomendadas por la OMS se encuentran la prohibición de publicidades sobre el cigarrillo, la sustitución de las grasas trans, la limitación o prohibición de la publicidad del alcohol y la promoción de la lactancia materna, entre otras. Muchos países ya han conseguido aplicar estas intervenciones para alcanzar las metas mundiales. En el caso de Argentina, la reducción del contenido de sodio en el pan francés y algunos alimentos procesados, la prohibición de fumar en lugares públicos y la eliminación de las grasas trans de los alimentos son algunas de las estrategias de avance contra las ENT.

Para acceder al informe (sólo en inglés): http://apps.who.int/iris/bitstream/10665/148114/1/9789241564854_eng.pdf?ua=1

Metas mundiales de prevención y control de ENT de aplicación voluntaria para los países para el 2025

Meta 1: Reducción en un 25%de la mortalidad general por enfermedades cardiovasculares, cáncer, diabetes  o enfermedades respiratorias crónicas. El capítulo 1 muestra datos de las ENT en todos los países, especialmente en los países de bajos ingresos.
Meta 2: Reducción del uso nocivo del alcohol en al menos un 10%, según proceda, en el contexto nacional. El capítulo 2 debate sobre una estrategia mundial para reducir el consumo de alcohol. En el 2013, 66 países tenían un plan para reducir el consumo de alcohol.
Meta 3: Reducción relativa de la prevalencia de actividad física insuficiente en un 10%. La poca actividad física (AF) contribuye a 3,2 millones muertes en el mundo. Las personas que realizan poca AF tienen mayor riesgo de mortalidad que aquellos que realizan al menos 150 minutos por semana. Algunos países ya están aplicando estrategias nacionales para mejorar la actividad física
Meta 4: Reducción relativa en un 30% de la ingesta poblacional media de sal o sodio. A nivel mundial, 1.7 millones de muertes por enfermedades cardiovasculares fueron atribuidas a una ingesta excesiva de sodio. En el capítulo 4, se discute sobre la importancia de las recomendaciones de ingesta como base para la elaboración de campañas hacia la población y elaboración de objetivos claros.
Meta 5: Reducción de la prevalencia del consumo actual de tabaco en un 30% en las personas de 15 años o más. 6 millones de personas mueren anualmente en el mundo por el consumo de tabaco. 95 países han implementado una de las 4 estrategias para reducir la compra de tabaco. No obstante  el capítulo 5 detalla que en muchos países faltan medidas de control y aplicación eficaces.
Meta 6: Reducción en un 25%, o contención, de la prevalencia de hipertensión, en función de las circunstancias del país. En el 2010 la hipertensión arterial (HTA) causó 9.4 millones de muertes a nivel mundial. En muchos países, la detección, control y tratamiento de la HTA son inadecuados, debido a la debilidad de los sistemas de salud principalmente en el nivel de atención primaria.
Meta 7: Detener el aumento de la diabetes y la obesidad. En 2014, en el mundo el 11% de los hombres y el 15% de las mujeres mayores a 18 años son obesos y más de 42 millones de chicos por debajo de los 5 años presentan sobrepeso. Además, la prevalencia de sobrepeso en niños preescolares está aumentando rápidamente en países de bajos y bajo-medio ingreso  La prevalencia de diabetes en el 2014 fue estimada en un 9%.
Meta 8: Tratamiento farmacológico y asesoramiento (incluido el control de la glucemia) de al menos un 50% de las personas que lo necesitan para prevenir ataques cardíacos y accidentes cerebrovasculares. La enfermedad cardiovascular fue responsable de 17.5 millones de muerte en el mundo, es decir el 46% de las muertes por ENT.
Meta 9: 80% de disponibilidad de tecnologías básicas y medicamentos esenciales asequibles, incluidos los genéricos, necesarios para tratar las principales ENT, en centros tanto públicos como privados.