La prevalencia de sobrepeso y obesidad en la infancia ha aumentado en los últimos años, y ha sido definida por la Organización Mundial de la Salud como la epidemia del siglo XXI. Es un problema de salud pública cada vez más importante, que afecta tanto a países del mundo desarrollado como los que están en una etapa intermedia de desarrollo.

CESNI se encuentra organizando en conjunto con SAOTA la “III Jornada de Obesidad Infantil CESNI-SAOTA”, que se realizará el próximo 15 de septiembre en el Palais Rouge. En esta oportunidad el objetivo es profundizar sobre los aspectos relacionados con las barreras y el éxito en el tratamiento de la obesidad infantil. Por este motivo estamos invitando a médicos y nutricionistas que atiendan a niños y adolescentes en tratamiento por sobrepeso u obesidad a participar de la Encuesta “Barreras y Éxitos en tratamiento de la obesidad infantil”. La encuesta es anónima, y le llevará aproximadamente entre 15 a 20 minutos.

Esperamos contar con su colaboración, que junto a la contribución de profesionales que atienden consultorio en distintos puntos del país y el exterior, nos permitirá describir la problemática de la atención de esta patología de creciente prevalencia, e identificar barreras y factores facilitadores que contribuyen al éxito del tratamiento.

Las Jornadas anteriores

En cada una de las anteriores Jornadas se ha abordado un tema de interés para los profesionales que se dedican a la nutrición de niños y adolescentes.

En la 1ª Jornada de Obesidad Infantil CESNI-SAOTA , con el objetivo de actualizar los datos sobre el estado nutricional de los niños, se confeccionó un mapa de obesidad infantil en Argentina. El mapa se elaboró a partir de la información disponible de trabajos realizados en las distintas provincias del país. Los resultados demostraron que la prevalencia de sobrepeso alcanza al 17,6% de los niños y adolescentes (14,5% en preescolares, 19% en escolares, 17,4% en adolescentes) y la obesidad a 14,5% (9,8% en preescolares, 17,7% en escolares y 9,9% en adolescentes), observando que el exceso de peso afecta a 1 de cada 3 niños y adolescentes de nuestro país.

Sabemos que el origen de la obesidad es multicausal y requiere de un enfoque interdisciplinario en su prevención y tratamiento. No obstante, en la práctica de consultorio surge un interrogante acerca de cuál es el tratamiento más efectivo para garantizar el éxito del tratamiento. La evidencia científica no ha demostrado que una determinada prescripción dietética en particular sea exitosa. En este sentido, en la II Jornada de Obesidad Infantil del año 2013 se realizó una encuesta para conocer las herramientas de evaluación y tratamiento utilizadas durante la práctica de consultorio de obesidad infantil y adolescente e identificar los principales indicadores asociados al fracaso y al éxito del tratamiento.

Los resultados de la encuesta mostraron que los profesionales (n=208), médicos especialistas en nutrición y nutricionistas, utilizan el peso, talla y percentilo de índice de masa corporal como herramienta de evaluación. Para evaluar ingesta, el 84.5% de los profesionales emplean la anamnesis alimentaria y el 43% frecuencia de consumo. En lo que respecta al tratamiento, el 70% de los profesionales eligen el tratamiento familiar y el 98% apuestan a la educación alimentaria nutricional como parte de la intervención nutricional y el 80% indican actividad física programada y espontánea. Por otra parte, se consultó a los profesionales sobre las percepciones subjetivas asociadas al éxito, donde el acompañamiento familiar, la educación alimentaria hacia la familia y el niño y la alimentación variada/no restrictiva fueron las variables más nombradas. Dentro de las barreras que obstaculizan el tratamiento, se destacaron el poco estímulo familiar, el ambiente obesogénico y el familiar que boicotea el tratamiento. En este sentido, los profesionales apuestan a mejorar hábitos de vida del niño y de su familia.