El sodio es un mineral presente en todos los alimentos y cumple en el organismo distintas funciones, como mantener la presión sanguínea. La Organización Mundial de la Salud recomienda en adultos no exceder el consumo de sodio a 2400 mg (6 sobres de sal) y en niños 1200 mg, ya que el exceso puede traer distintos problemas de salud como un aumento de la presión arterial.
El sodio está presente en todos los alimentos, en mayor cantidad en los alimentos industrializados y menor en los alimentos frescos. Por ello, el mayor aporte de sodio en la alimentación proviene de los alimentos industrializados. A continuación les ofrecemos algunos consejos para mejorar nuestras elecciones.

1 – Disminuí el consumo de alimentos ricos en sodio
Los alimentos industrializados tienen un alto contenido de sodio. Los enlatados, sopas, embutidos, snacks, fiambres y embutidos, aderezos, caldos y sopas, panificados y quesos duros son alimentos con alto contenido de sodio. Se recomienda consumirlos con moderación y ocasionalmente.

2- Preferí los alimentos frescos
Las frutas y las verduras, cereales y legumbres, leche, yogur, carnes rojas, pollo y pescado frescos son bajos en sodio. Siempre privilegia el consumo de alimentos sin procesar.

3- Elegí cocinar y preparar tus comidas
Al cocinar, elegís los alimentos y controlas el agregado de sal a las comidas. Probá los alimentos antes de salarlos y evita llevar el salero en la mesa.

4 – Utiliza condimentos para realzar el sabor de tus comidas.
Los condimentos y hierbas aromáticas son excelentes para darle sabor a tus comidas. Usa pimienta, orégano, laurel, cúrcuma, romero, albahaca, perejil, etc. Con el tiempo vas a ir disminuyendo tu gusto por lo salado.

5 – Lee las etiquetas
Lee atentamente el rótulo nutricional. Es obligatorio la declaración del sodio de los alimentos. Elegí los alimentos etiquetados como “bajo en sodio” o “muy bajo en sodio” o “sin sal agregada”.

Sabías que Argentina presenta la Ley “Menos Sal Más Vida”. La ley contempla la reducción, gradual, de sodio en varios grupos de alimentos como panificados, cárnicos, caldos y sopas.

 

Paula Gomez

Lic. en Nutrición y Lic. en Gestión de Agroalimentos (UBA)
Trabajo en proyectos de Evaluación de los modelos de gestión en los programas de alimentación escolar y en Kioscos Saludables escolares